Tratamientos Para Várices En Las Piernas

La inflamación de las venas y el deterioro del flujo sanguíneo derivan en la aparición de várices. Existen muchos tratamientos y remedios caseros, pero aquí te presentamos las maravillas de la Naturaleza menos famosas que te ofrecerán resultados sorprendentes. ¿Quieres saber cómo quitar las várices de las piernas? Continúa leyendo.

  1. Rusco

Los dolores que producen las várices se pueden atenuar tomando suplementos de rusco. Este arbusto tiene propiedades que reducen la inflamación y contraen las venas. Las raíces y las semillas del rusco se emplean para la producción de suplementos, que también contienen vitaminas B y C, más calcio, cromo, magnesio, manganesio, potasio, selenio y zinc. Estos micronutrientes ayudarán a fortalecer las venas y a mejorar la circulación sanguínea de tus piernas. Ten en cuenta que existen varias contraindicaciones por lo que tendrás que consultar con tu médico antes de consumirlo. Personas con hipertensión, embarazadas o amamantando deben abstenerse.

Otros nombres de esta hierba son: acebo menor, arrayán, bruco, carrasquilla, escobina, sardonilla y verdenace.

rusco

  1. Hamamelis

Este arbusto se aprecia mucho por su capacidad de fortalecer los vasos sanguíneos y así reducir los síntomas de las venas varicosas. Es un astringente que contiene además varios aceites esenciales que te ayudarán a reducir la hinchazón y el dolor.

Puedes aplicarte el extracto de hamamelis directamente sobre la región afectada utilizando un paño de algodón embebido en este producto. Otra opción consiste en hacer baños de hamamelis mezclando 15 gotas de extracto en un recipiente amplio o bañera llena con agua tibia. Sumerge tus piernas durante 20 minutos. Luego enjuaga y seca tus extremidades sin frotar la piel.

hamamelis

  1. Castaña de Indias

Las semillas de castaña de Indias se han utilizado desde tiempos remotos para los tratamientos de várices en las piernas. Sus propiedades antiinflamatorias pueden aumentar el tono de las venas y así reducir su destacada apariencia.

Tienes dos opciones: tomar suplementos o aplicarte gel directamente sobre las piernas. En ningún caso debes consumir las semillas porque tienen componentes tóxicos. Y su uso está contraindicado para embarazadas.

castaña de Indias

  1. Perejil

Además de tener un alto porcentaje de vitamina C, el perejil es un antioxidante que promueve la producción de colágeno y colabora con la reparación y la reproducción celular. Incrementa tu consumo diario de esta hierba aromática incluyéndola como condimento para tus comidas.

La mejor manera de aprovechar sus propiedades es preparar una solución para aplicarla directamente sobre las várices. Para esto, pon a hervir durante 5 minutos un puñado de perejil fresco picado en un recipiente con 1 taza de agua. Luego retira del fuego y deja entibiar. Cuela la solución y añádele una gota de aceite de rosa y otra de caléndula. Refrigera hasta que se enfríe por completo. Aplica sobre la piel con un poco de algodón.

perejil

  1. Hojas de parra

Las hojas de parra tienen flavonoides que ayudan a que las venas estén saludables. También poseen propiedades astringentes, antiinflamatorias, antioxidantes y homeostáticas, ideales para tratar las várices.

Prepara una solución hirviendo durante 10 minutos 5 hojas de parra en un recipiente con 4 tazas de agua. Retira del fuego y deja enfriar. Traspasa el líquido a un recipiente amplio y sumerge tus pies en él durante 5 minutos. Prepara un balde con agua fría y traspasa tus pies a éste para reducir su temperatura. Repite tres veces. Después, masajea tus piernas con aceite de castor en dirección ascendente. Luego, acomódalas en una postura elevada para que descansen y así obtener mejores resultados.

hojas de parra

  1. Caléndula

La flor de caléndula posee flavonoides y vitamina C que estimulan la producción de colágeno y ayudan con la reparación y reproducción celular. Por lo mismo, mejora la circulación aliviando los síntomas de las venas varicosas.

Prepara una solución con una taza de flores de caléndula y 4 tazas de agua. Lleva al fuego y deja hervir durante 5 minutos. Entibia y aplica con un trozo de tela sobre las piernas dejando que actúe directamente hasta que se enfríe por completo.

flor de caléndula

La hinchazón y la inflamación de las venas ya tienen un tratamiento. Elige el que más te guste y recuerda caminar, andar en bicicleta o nadar para ayudar con la mejora de la circulación sanguínea de tus extremidades inferiores.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *