Aceites Esenciales Para La Belleza Y La Salud

A partir de un aceite base y un aceite curativo, puedes combinar las propiedades de cada uno para obtener beneficios para tu salud y belleza, y luego, seleccionar un aceite esencial que le aporte fragancia y propiedades adicionales.

Aquí te entregamos una guía de aceites esenciales para que tengas a mano antes de sumergirte en el diverso y amplio universo de los óleos naturales. En cada caso se indica para qué tipo de dolencia se emplea y qué otros beneficios puedes conseguir si los incluyes entre tus tratamientos de belleza.

Los aceites esenciales pueden obtenerse de una planta entera o de determinadas partes, como las hojas, flores, frutas, resina o raíces. Por ejemplo, el aceite esencial de romero se extrae de las hojas de esa planta, en tanto que los de lavanda, jazmín, manzanilla e ylang-ylang, se consiguen a partir de las flores de cada especie. Las frutas que nos ofrecen sus propiedades concentradas en forma de óleo son el limón y la bergamota.

aceite de flores

En ningún caso, los aceites esenciales deben aplicarse directamente sobre la piel porque pueden producir quemaduras. Deben ser diluidos en un aceite base que opere como transportador.

Aceites esenciales:

  • Bergamota: este aceite se caracteriza por tener propiedades antidepresivas, antiespasmódicas y antisépticas. Se emplea para tratar la ansiedad, equilibrar el sistema nervioso y curar infecciones.
  • Caléndula: añadiendo este aceite a tus combinaciones de base, contrarrestarás la tendencia al acné de tu piel. También reducirá el enrojecimiento y la inflamación, así como combatirá la acción de los radicales libres. Las ojeras suelen atenuarse con la aplicación frecuente de mezclas oleicas enriquecidas con este aceite.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • Eucalipto: este aceite tiene una fragancia intensa que se utiliza como repelente de insectos. Tiene propiedades curativas y ha sido antiguamente empleado para el cuidado de heridas.
  • Geranio: sus propiedades astringentes ayudan a tensar la piel fláccida. Posee antioxidantes ideales para reducir la aparición de arrugas.
  • Jazmín: el incremento de elasticidad es uno de los beneficios más destacados de este aceite. Se emplea para disminuir estrías y cicatrices de acné.

summer-jasmine-356224_640

  • Lavanda: además de facilitar el sueño profundo, este aceite aplicado en forma de masaje sobre el cuero cabelludo previene la caída del pelo y atenúa los dolores de cabeza.
  • Limón: este aceite se emplea con diversos fines, como cicatrizante, para tratar la celulitis y las manchas de la piel, y como tónico muscular, entre otros. Aplicado sobre el cabello, reduce la grasitud, al igual que sobre la piel grasa. Es un potente repelente de mosquitos.

  • Manzanilla: su contenido en azuleno permite mitigar la irritación de la piel sobre la que se lo aplique. Psoriasis, arañitas, cicatrices de acné, eczemas y quemadoras solares son algunas de las dolencias que calma.
  • Naranja: tiene efectos sobre el sistema nervioso porque promueve la relajación. También se emplea con fines antiespasmódicos.
  • Nerolí: obtenido de las flores del naranjo, este aceite es hidratante y regenerador celular, ideal para pieles secas o envejecidas.
  • Pimienta: combinado con un aceite base o portador, este óleo ayuda a descongestionar la cavidad nasal y aliviar dolores de cabeza. Además, se emplea para aliviar el escozor que produce la hiedra venenosa u otras reacciones alérgicas.
  • Romero: se emplea para aclarar la mente durante sesiones de aromaterapia. Sobre tu piel, estimula la circulación sanguínea para aliviar los músculos adoloridos y atenuar el dolor que produce la artritis en las articulaciones.
  • Tomillo: sus propiedades antibacterianas son muy eficaces para tratar problemas de acné. Este aceite impide que las espinillas se infecten.
  • Ylang-ylang: también conocido con el nombre de flor de cananga, este aceite ha sido empleado desde tiempos remotos para tratar la fiebre. Actualmente se lo emplea para atenuar el estrés, promover la relajación y eliminar dolores de cabeza.

Las mejores técnicas caseras para eliminar espinillas

El cuidado del cuerpo empieza en casa. Existen numerosas formas de mantener la salud del cuerpo sin apelar a técnicas invasivas o tratamientos costosos. Con ingredientes al alcance de la mano y explicaciones paso a paso podrás deshacerte de las espinillas en tu rostro, espalda o pecho.

Aparecen tras padecer una situación de estrés, experimentar un cambio hormonal o consumir alimentos con alto contenido graso. Los poros se obstruyen y el sebo encuentra una vía de escape; la grasa se acumula produciendo inflamación y enrojecimiento alrededor del poro.

¿Qué podemos hacer en casa para eliminar las espinillas? Aquí te presento algunos trucos.

  1. Lava la zona con jabón que contenga ácido salicílico. Este componente tiene la propiedad de eliminar las bacterias y absorber el exceso de sebo que recubre la piel y obstruye los poros. Otros tipos de jabones muy efectivos contra el acné son aquellos elaborados con aloe vera y limón, con aceite de té, o con azufre. Estas sustancias naturales tienen propiedades astringentes que removerán las espinillas de tu rostro.
  2. Aplica una máscara de aspirina para reducir la inflamación. Tritura dos aspirinas y humedécelas con unas gotas de agua mezclando bien hasta conseguir una sustancia homogénea. Coloca una pequeña porción sobre la espinilla y deja que actúe durante media hora. Luego, enjuaga la región con abundante agua fría. Notarás a simple vista la reducción del tamaño de la espinilla.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      mascarilla
  3. Coloca hielo sobre la espinilla para conseguir que la zona se desinflame. Envuelve un trozo de hielo en una gasa y apóyala sobre la zona afectada durante unos minutos. Deja descansar y repite la operación dos veces más.
  4. Prepara una máscara con bicarbonato de sodio. Mezcla una cucharada de este producto con otra de agua, y mezcla hasta obtener una pasta espesa. Aplica directamente sobre el poro obstruido y deja actuar hasta que la pasta se seque por completo. Posteriormente, enjuaga con abundante agua hasta dejar la zona libre de producto. Repite la aplicación dos veces al día y verás como se reduce y desaparece la espinilla.
  5. Aprovecha las propiedades antibacterianas y antiinflamatorias del pepino. Lava y procesa un pepino y coloca la pasta resultante sobre la espinilla o sobre todo el rostro, si quieres hacer una limpieza completa. Deja que actúe sobre la piel durante 20 minutos y luego retira la máscara con abundante agua fría.
  6. ¿Sabías que el ajo es un antiséptico natural que contiene un alto porcentaje de sulfuro, especial para eliminar la grasa? Hay dos maneras de aplicarlo para remover espinillas. Puedes simplemente cortar el diente de ajo por la mitad y apoyarlo con suavidad sobre el poro obstruido, o triturarlo hasta lograr una consistencia homogénea y colocar una pequeña porción sobre la zona afectada. En ambos casos, espera unos 10 minutos y luego enjuaga con abundante agua fría.
  7. Disfruta de un baño de vapor facial. Esta técnica te permitirá abrir los poros y disminuir así su congestión. Puedes calentar agua en cualquier recipiente apto o utilizar directamente la pava eléctrica. El uso de una toalla para cubrirte es opcional. Regulando la distancia entre el rostro y el vapor, de acuerdo con la temperatura del agua, puedes obtener resultados positivos por igual. Cuando el agua se entibie demasiado, vuelve a calentarla para poder completar unos 10 minutos de baño facial por sesión. Utilizando almohadillas de algodón, presiona suavemente alrededor de la espinilla para extraer el sebo. Luego, aplica una loción tonificante.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   baño de vapor facial
  8. Prepara una mascarilla con harina de avena y agua. Aplica sobre el rostro y deja actuar durante 20 minutos. Luego, enjuaga con agua tibia. La avena eliminará los restos grasos de tu piel, así como las células muertas y las impurezas, y aliviará la picazón que te provoca el acné. Algunas variantes de esta mascarilla incorporan ingredientes como miel, por su acción antibacteriana e higiénica, leche o yogurt natural, para suavizar la piel.

En todos los casos ten mucho cuidado al aplicar las sustancias para evitar cualquier tipo de contacto con los ojos, la nariz o la boca. Si experimentas algún tipo de irritación, suspende el tratamiento.