Cómo incorporar más proteína a tu dieta

Te regalamos una idea que te permitirá agregar más proteína en tu dieta.

Se trata de una sopa creada a base de hueso animal, pescado, hierbas, vegetales y especias. Las sopas y los caldos caseros elaborados a partir de estos ingredientes contienen minerales valiosos que tu cuerpo es capaz de absorber de manera más sencilla.

Durante la cocción, los huesos desprenden numerosas sustancias que ayudan a reconstruir tu cuerpo: además de calcio, obtienes magnesio, fósforo y sulfuro. Nunca es suficiente el consumo de minerales que hacemos. El organismo necesita mucha cantidad para funcionar adecuadamente.

SONY DSC

Sin embargo, de todos los nutrientes que podemos destacar de una sopa o caldo casero, la proteína es el más importante. De los tendones y los cartílagos de origen animal se desprende proteína al cocinarlos.

Otros nutrientes que se obtienen son aminoácidos,  glucosamina y sulfato de condroitina (un tipo de proteína de origen animal), pero lo mejor es que se encuentran listos para que tu cuerpo los absorba de manera simple.

Los aminoácidos que se obtienen de los huesos son prolina y glicina, que resultan vitales para que tus tejidos conectivos, como los ligamentos, las articulaciones y aquellos que recubren a los órganos, estén saludables. La glicina es imprescindible para la síntesis de varias proteínas del organismo.

También juega un rol importante para el buen funcionamiento del sistema digestivo, del sistema nervioso y para la cicatrización. Mejora la digestión porque es necesaria para la secreción del ácido gástrico. Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.

La glicina no resulta menos importante, porque se ocupa de revertir el depósito de sustancias grasas en el interior de las arterias, es decir, la ateroesclerosis. Permite que las paredes de los vasos liberen el colesterol hacia el flujo sanguíneo, reduciendo potenciales bloqueos en tu corazón y vasos cercanos a este órgano.

Además, la glicina ayuda a que tu organismo descomponga las proteínas para que se puedan usar en la creación de nuevas y saludables células musculares.

proteína

Una de las características más importantes de una nutritiva sopa casera es su consistencia cuando se enfría. La gelatina que desprendieron los ingredientes de origen animal permite que la sopa se solidifique, una vez que pierde temperatura.

Esta gelatina es principalmente proteína, altamente nutritiva y lista para digerir, aún para quienes padecen dolencias relacionadas con el sistema digestivo. Una buena sopa casera de hueso llena de gelatina es curativa y energizante.

Aquí compartimos una receta que puedes adaptar a tu gusto para incrementar el consumo de proteína y estar preparado para tu próxima rutina.

Para obtener 10 tazas de sopa

  1. 500 gramos de hueso
  2. 4 litros de agua.

Colócalos en una olla grande y agrega ¼ de taza de sidra de manzana, ingrediente perfecto para extraer los nutrientes de los huesos. Lleva a fuego fuerte hasta que rompa el hervor, y luego, reduce la llama. Puedes agregarle 2 cebollas, 2 zanahorias, 1 diente de ajo entero y algunos tallos de apio, entre otros vegetales de tu preferencia.

Utilizando un trozo de tela, puedes sumergir granos de pimienta, hojas de laurel, perejil, romero en el líquido para que realce el sabor del caldo. Una vez cocida, retira estas hierbas del caldo.

sopa

Se necesitan 2 horas de cocción para que los nutrientes del hueso pasen a la sopa. Los restos de tejido y tendones que pueden haber estado adheridos al hueso, harán que tu preparación también contenga proteínas como colágeno y condroitina.

Una vez cumplido el tiempo de cocción, retira del fuego y deja enfriar. Cuela la sopa y traspásala a un recipiente con tapa. Conserva en el refrigerador. Al día siguiente, te encontrarás con una gelatina de caldo, es decir, un concentrado de proteínas que podrás saborear antes de cada comida.

Partiendo de esta receta básica, combina tus ingredientes preferidos e inventa tu propia sopa casera.

 

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *