Cómo bajar de Peso sin Fracasar

El aumento constante de peso, es común en una gran parte de la población. Y en general, es muy difícil equilibrar el peso y llegar a la figura deseada. Son muchos los que intentan realizar dietas extremas que no rinden los resultados deseados por dos motivos, uno es que tienen un amplio efecto rebote, y por el otro lado afectan a la salud por la falta de nutrientes y vitaminas. También se suelen recurrir a exhaustivas rutinas en el gimnasio o píldoras para adelgazar, pero nuevamente llega el fracaso.

Los principales consejos para llegar a bajar los kilos deseados son:

  • Plantear un régimen de alimentación con porciones distribuidas durante el día, alrededor de 8. Sin saltear ninguna y prestando mucha atención al alimento principal que es el desayuno.
  • No consumir demasiados dulces.
  • Beber al menos dos litros de agua al día.
  • Dejar el sedentarismo.
  • Realizar rutinas de ejercicio diarias.

A pesar de que los consejos son cientos, las personas no saben cómo combinarlos y entran en una contradicción de actitudes. Existen programas que son perfectos para ello. De acuerdo a las opiniones Desintegrador de Grasa desintegrador de grasa efectivoes uno de los preferidos. Se compone de un programa personalizable para perder peso, eliminar la grasa de áreas focalizadas y renovar la salud del organismo.

Uno de los objetivos principales es eliminar el costo de los gimnasios y las comidas preparadas que no funcionan, quitar los fármacos y eliminar los mitos comerciales de las compañías del negocio de la dieta. Si buscas bajar muchos kilos, pocos o simplemente eliminar un poco de grasa de tu cuerpo, Desintegrador de Grasa es ideal para ti.

 

5 Alimentos Que Desintoxican Tu Organismo

alimentos desintoxicantes

Despúes de haber pasado navidad y fin de año, llega el momento de darle un respiro a tu organismo y ponerlo en marcha para que funcione todo este año que nos espera.

Así como cuando deseas posicionar una web debes tomar las herramientas aconsejables por las agencias seo; si quieres desintoxicar tu cuerpo, debes tomar en cuenta estos tips de los cinco alimentos capaces de regular el funcionamiento de tu cuerpo:

agua con limonAgua con limón: Regula la acidez de las comidas. Lo más recomendable es que la consumas por la mañana, un vaso cuando te levantas. Puedes ponerle, además, algunas semillas de lino para que sea más efectivo.

Agrégale apio a tus comidas. Es un alimento que ayuda a limpiar la sangre, actuando como diurético. apioTambién puedes hacer jugo con él o combinarlo para preparar licuados de vegetales.

La remolacha, al ser rica en hierro, purifica y nutre el hígado. Tenla en cuenta para las ensaladas frías.

melonEl melón ayuda en la digestión, es depurativo y rehidrata el organismo. Puedes incorporarlo a ensaladas agridulces, comerlo solo o hacerte licuados.

En jugos, ensaladas o simplemente sola, la zanahoria, es sumamente desintoxicante y ayuda en el combate de la hinchazón.

Ya lo sabes, tienes los secretos de cómo ayudar a tu cuerpo a la recuperación, convierte estos alimentos en tus aliados para este verano. Pierde el miedo a incorporar nuevos tips a tu dieta diaria, y de esta forma volverás a tu cuerpo sano y fuerte.

 

¿Por Qué No Bajo De Peso?

bajar de peso

Algunas estrategias para reducir de peso no funcionan porque hay hábitos que se interponen en tu camino. Puedes estar siguiendo al pie de la letra una dieta, pero no ver ningún resultado favorable en tu cuerpo. ¿En qué te estás equivocando? Revisa los siguientes hábitos e identifica aquellos que te impiden bajar de peso.

Saltearte comidas

Pensando que lo mejor es ingerir menos calorías, seguramente omitiste alguna comida del día, y te acercaste más a los valores fijos de la dieta alimenticia. Pero al final de cuentas, lo que generas es una acumulación de apetito para la siguiente comida, que justamente te dificultará seguir las indicaciones en forma estricta.

Además, estarás provocando que tu metabolismo funcione más lento. El consejo es mantener los horarios de tus comidas y no esperar a estar al borde de la desesperación para meter algo en tu boca.

No sentir hambre

Si no te salteas comidas, estarás siguiendo una dieta saludable, pero eso no impide que puedas sentir hambre en algún momento del día. A no alarmarse, en tanto esos espasmos no sean intensos. Por el contrario, esa percepción es un indicio de que tu metabolismo está funcionando correctamente.

En este sentido, si luego de 4 horas de haber terminado una comida, no experimentas la sensación de hambre, entonces tranquilamente puedes empezar a reducir el tamaño de las porciones. ¡Te está sobrando alimento!

No, no y ¡no!

Algunos días son más difíciles que otros y no todos contamos con una montaña de fuerza de voluntad para privarnos de los bocados que nos apasionan. Al contrario, despojarnos de las delicias nos hará desearlas más y luego devorarlas en exceso. Otras opciones para terminar con las negaciones alimenticias son: compartir el postre o elegir aquellos que posean granos enteros y carbohidratos complejos, en vez de alimentos procesados.

Llenarte de productos bajas calorías

Aunque estés comiendo sano, puede que te pases de la raya. Algunos alimentos con alto contenido calórico también tienen nutrientes indispensables para la salud, como grasas saludables y fibra. Tal es el caso de las nueces y la palta.

No es cuestión de incluirlas en todos los platos, pero puedes consumirlas de vez en cuando. Hay que estar atento a la relación ente calorías y nutrientes, atendiendo a las porciones.

Desestimar las bebidas

Los jugos envasados, las gaseosas y los vasos de vino agregan cientos de calorías a tu dieta, que puedes no estar teniendo en cuenta a la hora de sumar. Asegúrate de controlar lo que bebes, reduciendo el consumo de bebidas con alto contenido calórico y aumentando la ingesta de agua y jugos de frutas naturales. Puedes darte un gusto de vez en cuando (no diariamente).

Obsesionarte con los números

Si bien es importante tener en cuenta la cantidad de calorías que estás incorporando con cada comida, obsesionarte con los números te llevará a padecer estrés, desenfocando el objetivo de la dieta: reducir el peso corporal.

Una dieta debe sugerir el consumo de alimentos frescos, integrales y naturales, más que contar en forma obsesiva calorías, sumar gramos con la lupa o calcular el contenido proteico de un plato de comida. Si te concentras en comer sano, podrás comer más que si llenas tu porción de productos grasos, fritos y procesados.

Olvidarte del hierro

En ninguna dieta puede estar ausente el hierro. Necesitas 18 miligramos diarios para no sentirte cansada, experimentar escalofríos, lucir débil o enfermarte. Los alimentos ricos en hierro y bajos en contenido calórico son: media hamburguesa; 3 cucharadas de porotos pallares, edamame o porotos blancos; 50 gramos de tofu; 3 cucharadas de lentejas; 1 cucharada de melaza; 1 cucharada de semillas de calabaza; media taza de espinaca cocida, o una taza de puré de tomate.

Ajusta tus hábitos alimenticios y estarás más cerca de conseguir el resultado que buscas.

Cómo incorporar más proteína a tu dieta

Te regalamos una idea que te permitirá agregar más proteína en tu dieta.

Se trata de una sopa creada a base de hueso animal, pescado, hierbas, vegetales y especias. Las sopas y los caldos caseros elaborados a partir de estos ingredientes contienen minerales valiosos que tu cuerpo es capaz de absorber de manera más sencilla.

Durante la cocción, los huesos desprenden numerosas sustancias que ayudan a reconstruir tu cuerpo: además de calcio, obtienes magnesio, fósforo y sulfuro. Nunca es suficiente el consumo de minerales que hacemos. El organismo necesita mucha cantidad para funcionar adecuadamente.

SONY DSC

Sin embargo, de todos los nutrientes que podemos destacar de una sopa o caldo casero, la proteína es el más importante. De los tendones y los cartílagos de origen animal se desprende proteína al cocinarlos.

Otros nutrientes que se obtienen son aminoácidos,  glucosamina y sulfato de condroitina (un tipo de proteína de origen animal), pero lo mejor es que se encuentran listos para que tu cuerpo los absorba de manera simple.

Los aminoácidos que se obtienen de los huesos son prolina y glicina, que resultan vitales para que tus tejidos conectivos, como los ligamentos, las articulaciones y aquellos que recubren a los órganos, estén saludables. La glicina es imprescindible para la síntesis de varias proteínas del organismo.

También juega un rol importante para el buen funcionamiento del sistema digestivo, del sistema nervioso y para la cicatrización. Mejora la digestión porque es necesaria para la secreción del ácido gástrico. Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.

La glicina no resulta menos importante, porque se ocupa de revertir el depósito de sustancias grasas en el interior de las arterias, es decir, la ateroesclerosis. Permite que las paredes de los vasos liberen el colesterol hacia el flujo sanguíneo, reduciendo potenciales bloqueos en tu corazón y vasos cercanos a este órgano.

Además, la glicina ayuda a que tu organismo descomponga las proteínas para que se puedan usar en la creación de nuevas y saludables células musculares.

proteína

Una de las características más importantes de una nutritiva sopa casera es su consistencia cuando se enfría. La gelatina que desprendieron los ingredientes de origen animal permite que la sopa se solidifique, una vez que pierde temperatura.

Esta gelatina es principalmente proteína, altamente nutritiva y lista para digerir, aún para quienes padecen dolencias relacionadas con el sistema digestivo. Una buena sopa casera de hueso llena de gelatina es curativa y energizante.

Aquí compartimos una receta que puedes adaptar a tu gusto para incrementar el consumo de proteína y estar preparado para tu próxima rutina.

Para obtener 10 tazas de sopa

  1. 500 gramos de hueso
  2. 4 litros de agua.

Colócalos en una olla grande y agrega ¼ de taza de sidra de manzana, ingrediente perfecto para extraer los nutrientes de los huesos. Lleva a fuego fuerte hasta que rompa el hervor, y luego, reduce la llama. Puedes agregarle 2 cebollas, 2 zanahorias, 1 diente de ajo entero y algunos tallos de apio, entre otros vegetales de tu preferencia.

Utilizando un trozo de tela, puedes sumergir granos de pimienta, hojas de laurel, perejil, romero en el líquido para que realce el sabor del caldo. Una vez cocida, retira estas hierbas del caldo.

sopa

Se necesitan 2 horas de cocción para que los nutrientes del hueso pasen a la sopa. Los restos de tejido y tendones que pueden haber estado adheridos al hueso, harán que tu preparación también contenga proteínas como colágeno y condroitina.

Una vez cumplido el tiempo de cocción, retira del fuego y deja enfriar. Cuela la sopa y traspásala a un recipiente con tapa. Conserva en el refrigerador. Al día siguiente, te encontrarás con una gelatina de caldo, es decir, un concentrado de proteínas que podrás saborear antes de cada comida.

Partiendo de esta receta básica, combina tus ingredientes preferidos e inventa tu propia sopa casera.